Hotel Plaza
Categoría: Hoteles 1 estrella
Cangas de Onís | Asturias | España | Europa

Hotel Plaza
Este hotel, construido en el año 1989 y totalmente reformado en 2002, consta de 10 acogedoras habitaciones, todas exteriores (algunas con terraza-balcón, con vistas a la Plaza del Mercado y al palacio Cortés), baño, secador de pelo, TV digital y calefacción.
Inmejorable situación
El Hotel Plaza, de Cangas de Onís (Asturias), está situado en el eje central de los tres edificios más importantes de la ciudad: el palacio Cortés, del s. XVI, la iglesia parroquial y la Casa de los Dago, actual sede de las oficinas del Parque Nacional de los Picos de Europa.
En la Guide du Routard
El Hotel Plaza está recomendado en la prestigiosa Guide du Routard desde el año 2002 como establecimiento económico, limpio y de trato agradable y familiar. Construido en 1989 y totalmente reformado en 2002, consta de 10 acogedoras habitaciones todas exteriores.
Galería fotográfica
Pulse sobre cada imagen para ver esa galería de fotos a tamaño grande

Por favor, déjenos su valoración:

  • 4/5
  • 14 Valoraciones
14 ValoracionesX
Mala Regular Buena Muy buena Excelente
14.3% 7.1% 0% 21.4% 57.1%
Visitas virtuales de 360°
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una página nueva.

Visita virtual: Habitación 1  Visita virtual: Habitación 2  Visita virtual: Habitación 3  Visita virtual: Habitación 4  Visita virtual: Habitación 5  Visita virtual: Habitación 6  Visita virtual: Habitación 7  Visita virtual: Habitación 8  Visita virtual: Habitación 9  Visita virtual: Habitación 10  Visita virtual: Cafetería

Características generales

Acceso en transporte público Baño Cafetería Información turística Salón social Tarjetas se aceptan Tarjetas se aceptan

Información de interés
Datos prácticos

Hotel Plaza

El HOTEL PLAZA, de Cangas de Onís (Asturias), está situado en el eje central de los tres edificios más importantes de la ciudad: el palacio Cortés, del s. XVI, lugar en el que pernoctó en el año 1858 la reina Isabel II; la iglesia parroquial, con su torre-espadaña de 33 metros de altura, y la Casa de los Dago, ejemplo de arquitectura montañesa y actual sede de las oficinas del Parque Nacional de los Picos de Europa. A su vez, está en el centro de la plaza donde desde el siglo XVI se celebra el popular mercado dominical.

Este hotel, que cuenta con Wi-Fi, construido en el año 1989 y totalmente reformado en 2002, consta de 10 acogedoras habitaciones, todas exteriores (algunas con terraza-balcón, con vistas a la Plaza del Mercado y al palacio Cortés), baño, secador de pelo, TV digital y calefacción.

Disponemos de un Café Bar, donde podrá degustar unos suculentos desayunos, y de un parking público y gratuito al lado del hotel.

La dirección del hotel pone a su disposición un programa personalizado de informaciónde rutas, actividades, deportes de aventura (canosas, quads, rutas a caballo, espeleología, etc.) y visitas por la zona de Picos de Europa y resto de Asturias, para que su estancia sea lo más agradable posible.

El HOTEL PLAZA está recomendado en la prestigiosa GUIDE DU ROUTARD desde el año 2002 como establecimiento económico, limpio y de trato agradable y familiar.

Historia de Cangas de Onís

No hay duda alguna de que Cangas de Onís ingresa en la Historia en el siglo VIII, a raíz del triunfo de Pelayo y sus tropas sobre la columna expedicionaria árabe mandada por Alkama en la batalla de Covadonga, donde se habían refugiado los rebeldes astures, episodio luego resaltado por las Crónicas y tenido como el origen del Reino de Asturias. Mas la presencia humana en el concejo se remonta al Paleolítico Superior; de ello dan fe, principalmente, los yacimientos prehistóricos de las cuevas de El Buxu y los Azules, ambos declarados Bienes de Interés Cultural. La primera de las cavidades, ubicada cerca del núcleo rural de Cardes (parroquia de Santa María de Cangas de Onís), fue descubierta en 1916. Las excavaciones arqueológicas realizadas —más sistemática la de los años ochenta—, pusieron de manifiesto la importante presencia de la cultura solutrense, con utillaje lítico y óseo, creaciones de arte mobiliar como la curiosa talla de un ave sobre un colmillo de oso, y los grabados y pinturas rupestres de formas geométricas y animales varios. Por su parte, la cueva de los Azules, próxima a la capital municipal, es de los yacimientos más relevantes de la etapa aziliense en el área cantábrica. Entre lo encontrado allí destacan un arpón, de finales de dicha etapa, y un enterramiento, cuya recreación puede contemplarse en el Museo Arqueológico de Asturias (Oviedo). Además de las citadas anteriormente, merecen mención, la cueva de la Güelga (Narciandi) y el yacimiento al aire libre de La Cavada, próximo a Corao.

De época neolítica hay interesantes aportaciones; es el caso de las cuevas de Salamula, Trespando y El Cuélebre, las hachas pulimentadas del valle del Güeña o el muy conocido dolmen de Santa Cruz de Cangas de Onís, formado por cinco grandes bloques de piedra para cuya decoración se recurre a la pintura y el grabado.

La Edad de Bronce ha dejado algunos testimonios interesantes, como el puñal de lengüeta de la cueva de El Cuélebre en Corao, varios hachas, planas y de talón, encontrados en varios lugares: Güeraño, Santianes o Cangas de Onís. Ha quedado confirmada la extracción de cobre, durante este periodo, en la mina El Milagro, perteneciente al concejo de Onís y cercana a la localidad canguesa de Mestas de Con.

En el discurrir histórico del concejo es preciso detenerse en la etapa de la ocupación romana, combatida por cántabros y astures, pueblos separados en tiempos prerromanos por la frontera natural del Sella. Una vez derrotados tan indómitos pobladores, el proceso de romanización se dejó sentir con especial fuerza. De entonces quedan restos de la calzada que atravesaba la Cordillera desde Riaño a Cangas de Onís, construida por los romanos para defender sus intereses en la Península, según C. Fernández Ochoa. La población colonizada, por su parte, nos hizo llegar una gran cantidad de estelas funerarias, correspondientes a las tribus indígenas de vadinienses y orgenomescos. La introducción del cristianismo en estas tierras se presta a controversia, pero parece haberse producido en las últimas centurias de la romanización.

El dominio visigodo, en cambio, tuvo escasa incidencia, aun teniendo en cuenta el descubrimiento de jarritos litúrgicos en la mina El Milagro y Covadonga.

La frágil hegemonía de los invasores árabes (año 711) en Asturias se rompió definitivamente en la batalla de Covadonga del año 722. A partir de entonces se constituye el pequeño Reino de Asturias, con capital en Cangas de Onís, sede de la corte durante medio siglo aproximadamente. Tras Pelayo ocupan el trono, sucesivamente, Favila, hijo de aquél y fundador de la capilla de la Santa Cruz en Cangas de Onís, Alfonso I, Fruela, Aurelio y Silo (774-783), siendo este último quien decide trasladar la capitalidad a Pravia tal vez por motivos estratégicos.

Administrativamente, el territorio actual del concejo formaba parte, según Juan Ignacio Ruiz de la Peña, de la provincia premoriense, extendida a tenor de la documentación de entonces por lo que es actualmente el oriente de Asturias.

El nombre de Kangas aparece ya en un documento del año 946, mientras en el Concilio de 1115, celebrado en Oviedo siendo obispo don Pelayo, figura la firma del representante de Cangas. Otra fecha registrada es la del año 1378 cuando Cangas facultó a Sancho Rodríguez de Teleña para asistir a la reunión mantenida en Oviedo por los concejos enfrentados a la decisión expresada en el testamento de Enrique II (1374) —donde ya figura con el apelativo de Onís— de incorporarlos al señorío de su hijo bastardo, el conde don Alfonso Enríquez, de tal manera que la ampliación del mismo iba a ser notoria. El contencioso originó varias sublevaciones del conde y se saldó con la derrota de éste y el retorno de la mayor parte de sus dominios a la Corona.

Ambrosio de Morales, cronista de Felipe II, enviado por el monarca a León, Asturias y Galicia para inventariar cuanto de valor artístico e histórico encontrase, se desplaza en 1572 a Villanueva, Covadonga, Abamia y Cangas de Onís, distinguiendo en esta última localidad dos partes: la zona baja, llamada el Mercado, verdadera capital del concejo, donde tenían lugar el mercado y varias ferias y se hallaban los principales establecimientos, entre ellos el Ayuntamiento, la capilla de San Pelayo, el hospital de peregrinos o la cárcel. La parte alta, denominada Cangas, se agrupaba alrededor de la iglesia de Santa María.

El concejo comienza en 1594 su asistencia a las reuniones de la Junta General del Principado, siendo normalmente asignada su representatividad a los miembros de las familias más influyentes.

Otra visita, ésta de Jerónimo de Chiriboga en 1613, por encargo de Felipe III, resulta decisiva para el cambio que experimenta Covadonga, con una serie de obras importantes impulsadas por varios abades. En 1777, el incendio devastador de la Cueva despierta el profundo interés de Carlos III por el Real Sitio; ello se traduce en la erección de un nuevo templo y otras mejoras que contribuyen a la revitalización del concejo.

Llega la guerra de Indedependencia y con la noticia de la presencia no deseada de las tropas napoleónicas se produce el levantamiento del pueblo en Cangas de Onís el 27 de mayo de 1808. Una vez canalizada la repulsa, se constituyen los regimientos de Covadonga y de Cangas de Onís, éste último a las órdenes de Salvador Escandón y Antayo. Cangas se constituye en sede de un gobierno militar, al frente del cual estaba el coronel Francisco Cortés Posada. El general francés Bonet y sus hombres se hicieron dueños, en varias ocasiones, del concejo y su capital, utilizando varios edificios y lugares como cuarteles y centros de operaciones. La virulencia de la contienda explica la ruina y el gran número de bajas entre la población civil y los militares de ambas partes.

El trienio constitucional (1820-1823), paréntesis liberal en el absolutista reinado de Fernando VII, permitió a Corao formar Ayuntamiento propio con jurisdicción sobre las parroquias de Abamia, Con, Grazanes, La Riera, Llenín y Villaverde. En 1927, dos cotos, el señorial de Tornín y el abacial de La Riera pasan a formar parte de Cangas de Onís.

La desamortización emprendida por Mendizábal y Madoz tiene aquí honda repercusión, logrando salvarse de la venta los montes públicos, las propiedades próximas al santuario de Covadonga o el inmueble del monasterio e iglesia de Villanueva, otra gran institución religiosa que los monjes fueron obligados a desalojar en 1835.

El concejo se convirtió en escenario destacado de las guerras carlistas. En noviembre de 1822 se produce la detención en la capital municipal de la partida realista formada por Rafael Salvador Escandón. El coronel Arroyo entra por la fuerza en el concejo allá por el año 1834 y consigue reclutar para la causa algunas gentes del lugar. En 1836 le toca el turno al general carlista Gómez, quien ocupa la villa-capital sólo durante tres días ante el acoso al que es sometido por el general Espartero. Ya en la tercera guerra carlista pequeños grupos mandados por Faes y Valdés toman la capital y los pueblos varias veces.

Del auge de Cangas de Onís en la segunda mitad del siglo pasado tienen mucha responsabilidad varios factores, destacando la mejora en las comunicaciones mediante la apertura de las carreteras a Ribadesella, Panes, Covadonga y la del Pontón, o del tranvía de Arriondas a Covadonga, la realización del Camarín y la basílica en Covadonga, una presencia real bastante frecuente, la creación de la Audiencia, o la puesta en marcha de las minas de Buferrera (junto a los lagos). Por esta época, los cangueses, como el resto de los asturianos, buscan hacer las Américas y dejan masivamente su patria chica. Diego Somoano afirma que «Cangas de Onís en este tiempo fortalece su importancia como centro militar, judicial, comercial e intelectual. Es significativo el número de semanarios que se publicarán en la última década del XIX y mitad del XX».

Apenas iniciada la presente centuria, concretamente en 1908, el rey Alfonso XIII otorga a Cangas de Onís el título de ciudad. El concejo comienza a potenciar turísticamente sus múltiples valores. Así, en 1908 se estrena el hotel Pelayo en Covadonga, en 1918 se crea el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, teniendo a Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, como principal impulsor, mientras que en 1924 se levanta el refugio de Vegarredonda.

Con el advenimiento de la II República, triunfa la Conjunción Republicano-Socialista el 12 de abril de 1931. En noviembre de 1933 gana las elecciones el Bloque Republicano de Centro y el 16 de febrero de 1936, vísperas del Alzamiento del 18 de julio, hace lo propio la Coalición de Derechas. Luego se desata la guerra civil y, tras ésta, se implanta una dictadura, pasando factura ambas durante mucho tiempo al concejo, ahora instalado en la prosperidad.

Conviene, por último, recordar algunos acontecimientos recientes pero ya históricos: el 11 de noviembre de 1978, en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Cangas de Onís se constituyó solemnemente el Consejo Regional del Principado —antecedente de la actual Junta General del Principado—, con la misión de elaborar el Proyecto de Estatuto de Autonomía, sancionado por el rey Juan Carlos I el 30 de diciembre de 1981. En 1989 el actual Papa, Juan Pablo II, visita en olor de multitudes el santuario de Covadonga. En 1995 el Parque Nacional de los Picos de Europa releva al antiguo de la Montaña de Covadonga.

Coto La Vara

Cuenca: Cuenca salmonera del Sella

Coto: La Vara

Río: Sella

Límite superior: 50 m. aguas abajo de la Presa del Molino de Trav. o la Vara

Límite inferior: Puente de Santianes

Longitud: 480

Descripción: Nace en Fonseya (región de Sajambre, en León) y sigue una trayectoria general N-S, desembocando en el mar Cantábrico, entre Punta Caballo y la playa de Santa Marina, formando la ría de Ribadesella.

Abarca una superficie de 1.246 kilómetros cuadrados, con una longitud de 42 km. Su caudal medio anual es de 42,79 metros cúbicos por segundo, mientras que los máximos y mínimos diarios son de 882,75 y 1,65 m cúbicos por segundo, respectivamente.

Posee dos grandes subcuencas laterales, representadas por los afluentes Ponga y Piloña por la izquierda, mucho más extensos y caudalosos, y Dobra y Güeña por la derecha.

La subcuenca del Piloña, de 509 kilómetros cuadrados, vertiente por la izquierda en Arriondas, tiene una trayectoria hacia el E. Sus afluentes se articulan entre la depresión prelitoral, el extremo septentrional de la cuenca del Nalón y el borde occidental del Ponga. El Güeña drena un área, con relieve relativamente poco contrastado, estimada en 125 km.

Nacimiento: Fonseya (provincia de León).

Desembocadura: Entre Punta Caballo y la playa de Sta. Marina.

Afluentes: Los más importantes son el río Ponga, el río Piloña y el río Güeña.

Longitud: Del río, 59,6 km; de sus afluemtes, 55 km.

Localidades de paso: Ribadesella (capital del concejo de Ribadesella), Junco (Ribadesella), Santianes (Ribadesella), Margolles (Cangas de Onís), Triongo (Cangas de Onís), Bode (Parres), Arriondas (capital del concejo de Parres), Villanueva (Cangas de Onís), Cangas de Onís (capital del concejo de Cangas de Onís), Huera de Dego (Parres), Precendi (Amieva), Mián (Amieva), Argolibio (Amieva) y Casielles (Ponga).

Busto de Fray Ramón Martínez Vigil

La escultura «Busto de Fray Ramón Martínez Vigil» se encuentra a la entrada de la basílica de Covadonga.

Fray Ramón Martínez Vigil, ilustre religioso dominico y escritor, nace en Tiñana (parroquia del concejo o municipio asturiano de Siero) el 12 de septiembre de 1840 y muere el 17 de agosto de 1904 en Somió (Gijón - Asturias), siendo sus restos mortales trasladados a Oviedo (capital de Asturias) e inhumados en la capilla de Santa Eulalia en la Catedral.

Teniendo nada más que unos meses pasó a vivir con sus padres a la villa asturiana de Pola de Laviana (capital del concejo de Laviana).

A los dieciocho años dudó entre seguir la carrera de armas o la eclesiástica, decidiéndose al fin por esta última. El 19 de septiembre de 1858 toma los hábitos de la Orden de Santo Domingo en el convento de Ocaña (Toledo). Comienza aquí los estudios que termina en la Universidad de Manila (Filipinas), siendo discípulo del teólogo fray Ceferino González, paisano suyo. En esta Universidad hizo también los grados de Licenciado y Doctor en Filosofía y Teología, siendo a continuación catedrático de la última materia citada. Desempeñó las cátedras de Lugares Teológicos, de Vísperas y de Prima. Durante unos once años formó parte del claustro de profesores, debiéndose a su iniciativa la reforma de planes de estudios y la creación de la Escuela del Notariado y las Facultades de Farmacia y Medicina. Fue tenido por un hombre de gran capacidad para el trabajo y la organización. Durante la época de inestabilidad política, caída de Isabel II en 1868 y la instauración de la I República, el prestigio del que gozaba en el archipiélago filipino le hizo desempeñar un papel de neutralizador de las corrientes político-sociales imperantes en la época. En ningún momento, por muchas que fueran sus ocupaciones, dejó abandonadas las tareas literarias y evangélicas. Colabora en la prensa filipina y pronuncia sermones que alcanzan gran fama.

En 1876 fija su residencia en Madrid, siendo nombrado procurador general de las provincias de España y Filipinas, destacando como defensor de la Universidad de Manila ante los poderes públicos. También en 1878 es nombrado por su competencia consejero nato del Ministerio de Ultramar. Fue ponente en la Comisión creada para reformar la legislación sobre tabacos en Filipinas. Por su grado de Doctor es incorporado al claustro de la Universidad Central.

El 17 de marzo de 1884 es preconizado obispo de Oviedo, posesionándose de la silla diocesana el 28 de junio de ese mismo año. Dotó al Cabildo Catedralicio de nuevos estatutos, trató por todos los medios a su alcance de elevar el nivel intelectual del clero y remediar las calamidades públicas y atender las peticiones de los humildes. Favoreció la fundación y mantenimiento de las sociedades y congregaciones de matiz religioso. Organizó y dirigió dos peregrinaciones a Roma. Celebró dos sínodos diocesanos, asistiendo al Concilio de Santiago de Compostela y a otros congresos católicos. A su iniciativa se le debe el traslado en 1888 de los restos del protomártir beato fray Melchor García Sampedro; se reconstruyeron varios templos y se levantaron otros, así como la terminación de la basílica de Covadonga en 1901. En 1896 constituyó en Oviedo una Junta del Principado para la defensa de Cuba, que tuvo como finalidad equipar y organizar un batallón con destino a las Antillas. Esta labor le valió la Gran Cruz del Mérito Militar. También fue condecorado con la gran cruz de Isabel la Católica. A la muerte del rey Alfonso XII se le encomendó la oración fúnebre que pronunció en la Capilla Sixtina ante el Papa León XIII, siendo premiado con el nombramiento de noble romano y prelado del Solio Pontificio. Fue elegido senador por el Arzobispo de Santiago de Compostela durante dos legislaturas. Esta condición de representante político le dio pie al diputado Rodrigo Soriano para descubrirlo en el Congreso como plagiario, extremo que remató el novelista Retana: «Escribió mucho y plagió tanto como escribió». Esta acusación tuvo el origen en unas cartas pastorales de un obispo galo que el obispo asturiano tradujo y publicó a su nombre sin cambiarles siquiera el título, plagio que reconoció el sacerdote y sobrino suyo Maximiliano Arboleya, extrañándose de que se llegase a esta falta de honestidad intelectual poseyendo, como poseía, una condición innata de extraordinario escritor.

Entre sus obras figuran: El sistema métrico-decimal y su equivalencia en las pesas y medidas de Filipinas (Manila, 1865); Milicia angélica de Santo Tomás de Aquino (Manila, 1886); Rudimentos de Geografía descriptiva para uso de los estudios de Primera Enseñanza en las Islas Filipinas (Manila, 1869); Lecciones de Historia Sagrada, con reflexiones morales tomadas de los Santos Padres (Manila, 1870); La rosa mística desplegada o el Santo Rosario explicado (Manila, 1874); Armonía de las ciencias humanas con la religión (Madrid, 1880); Curso de Historia Natural, Fisiología e Higiene, según los principios de Santo Tomás de Aquino (Madrid, 1883); La fórmula para la unión de los católicos en España (Madrid, 1898), así como varias cartas pastorales y sermones.

Fuente: Consejería de Cultura del Principado de Asturias - EuroWeb Media, SL.

Antiguo monasterio de San Pedro de Villanueva

Monumento Nacional o Histórico Artístico desde 1907, el antiguo monasterio benedictino de San Pedro de Villanueva, una de las obras cumbre del románico asturiano, se encuentra situado en la orilla derecha del río Sella y a 4 km de la capital municipal, Cangas de Onís, siguiendo la carretera N-637 hacia Ribadesella.

La tradición atribuye a Alfonso I el Católico (739-757), yerno de Pelayo, la fundación de este cenobio como templo y panteón real sobre el palacio de su cuñado Favila. Sin embargo, de la edificación prerrománica no se conserva testimonio material alguno. En la actualidad lo que hay corresponde, fundamentalmente, a etapa románica, caso del templo, y barroca, perteneciendo a esta última época la torre y el claustro.

La transformación del templo en monasterio benedictino y el remozamiento de sus estancias aconteció en el siglo XII.

De planta rectangular, la iglesia, «otra de las joyas del románico asturiano» para Ramallo, tuvo en principio tres naves; ahora presenta una sola, fruto de la reforma de este lugar de culto en 1775. Conserva cabecera de tres ábsides semicirculares, de época románica, comunicados entre ellos y construidos en sillar; el central tiene ventana de medio punto, mientras en los laterales se abren saeteras. Sobresaliente es el arco de triunfo, apoyado en columnas con capiteles decorados. En su exterior, la atención se centra en sus portadas y en la calidad artística de los canecillos del alero.

En la parte baja de una poderosa torre-pórtico de 1689 figura la distinguida portada de ingreso al templo, de gran riqueza escultórica y fechada en el último tercio del XII. Posee cuatro arquivoltas de medio punto descansando sobre otros tantos pares de columnas. Pero la iglesia tiene otras dos portadas románicas más: una, cegada, en la pared sur; la otra, al oeste, es el acceso a la capilla de San Miguel.

A los pies del templo, se encuentran los restos del primitivo claustro románico (último tercio del s. XII), relevado en 1674-1694 por el actual, sobria creación de tendencia barroco-clasicista.

La portada barroca del monasterio nace de la reforma emprendida en 1687 y exhibe, sobre la puerta adintelada, un frontón con hornacina en su tímpano y, en la parte superior, los escudos real y el de la congregación de San Benito de Valladolid.

Con la Desamortización de 1835 se produjo el abandono del monasterio, mientras su templo fue dedicado a parroquia del lugar.

Un oportuno acondicionamiento convirtió el antiguo convento de San Pedro de Villanueva en el Parador de turismo de Cangas de Onís, que ostenta una categoría de cinco estrellas. La inauguración del mismo tuvo lugar el 8 de julio de 1998.

La Consejería de Cultura del Principado de Asturias se ha hecho cargo de varias obras de restauración en la vetusta e histórica iglesia, dando preferencia a la reforma de su cubierta, la recuperación de espacios internos y la incorporación de un nuevo sistema de iluminación.

Ruta Ríu Chicu

Esta ruta está calificada como «Ruta a pie» • Acceso: La salida de la ruta se encuentra en las afueras de Corao, en el cruce de las carreteras AS-114 y AS-340, en dirección a Corao Castiellu. Esto está a unos 5 km de Cangas de Onís por la carretera AS-114, en dirección a Cabrales. • Se inicia el recorrido en Corao (a las afueras), siendo el final en Ríu Chicu • Dificultad: Baja • Duración aproximada: 2 horas 15 minutos • Itinerario: Consultar mapa.

Descripción de la ruta

El inicio de la ruta se sitúa a las afueras del pueblo de Corao, en el cruce de la carretera de Igena, en dirección a Corao Castiellu (cruce de la carretera AS-340 con la AS-114). Si disponemos de algo de tiempo, antes de salir podemos dar una vuelta por el pequeño, pero coqueto, pueblo de Corao, para así contemplar edificios emblemáticos de la historia del concejo, como la casa en la que nació el «alemán de Corao», Roberto Frassinelli, quien fue uno de los pioneros en el descubrimiento del habitat de los Picos de Europa, o el palacio de Noriega.

Retomamos el camino, y a unos pocos metros divisamos por primera vez el ríu Chicu; continuamos hacia Corao Castiellu, pueblo al que accedemos después de 15 minutos aproximadamente. Allí encontramos bien señalizado el palacio de Soto-Labra, con su capilla. Otras construcciones que se ubican en este pueblo son la Casa de Cuervo, la casa de la Cantera...

Varios hitos señalan de modo visible el camino que debemos seguir.

A pocos minutos, después de un giro a la derecha, nos encontramos con una impresionante vista panorámica de los Picos de Europa, eso sí: si está despejado. Después de unos 40 minutos de disfrutar del verde paisaje, de las paradas cerca del camino, de las construcciones de piedra, del ganado..., siguiendo los hitos, nos cambiamos bruscamente hacia la izquierda, cuando ya empezábamos a divisar las primeras casas del pueblo de Táranu, pueblo que destaca por sus excelentes vistas a los Picos. Este giro a la izquierda nos desvía del pueblo y nos lleva a una zona conocida como Acebéu. Bajamos por esa pista, y al final del descenso, cruzamos de nuevo el Ríu Chicu. Seguimos ruta, y 10 minutos después llegamos a Labra, pueblo de interés histórico por sus palacios y casonas rurales, entre los que podríamos destacar: el palacio de Soto Cortés, la torre de Pendás, la iglesia de San Bartolomé... Después de admirar todas estas construcciones que en otros tiempos pertenecieron a verdaderos señores feudales de la zona que llevaban dichos nombres, continuamos la ruta por la carretera, hasta que saliendo del pueblo, a unos 700 m, nos encontramos con una señal que nos indica un desvío a la izquierda por la Carretera del Palacio. Esta «carretera» es un camino que sigue paralelo al Ríu Chicu, y discurre por un paisaje típico de ribera, húmedo, oscuro y con el ruido del agua como compañero hasta que llegamos al final de la ruta, sensaciones de frescura que se agradecen sobre todo en el verano. Antes de llegar al final de la ruta, como diez minutos antes, encontramos una pequeña fuente a mano izquierda, de la cual sale un agua buena y fresca que por supuesto es potable. Este fin de ruta coincide con el comienzo, o sea que llegamos de nuevo a las afueras del pueblo de Corao.

Comarca del Oriente de Asturias

Chalet de Don Diego o Casa Riera

En el municipio de Cangas de Onís

Es de principios del siglo XX. Residencia construida a principios de siglo por la familia Garro, de origen cangués y emigrante a Méjico. A esta familia pertenecía Doña Elena Garro, esposa del escritor Octavio Paz, que pasó un invierno en la ciudad durante el cual se inspiró en esta casa para su novela «La casa junto al río». Posteriormente la casa fue adquirida por la familia Prieto, tomando el nombre de Casa Riera por ser la residencia del Doctor Aurelio Riera.

 

Chalet de Don Diego o Casa Riera
PR-PNPE-6. Vega de Orandi

PR-PNPE-6. Vega de Orandi

En el municipio de Cangas de Onís

Longitud: 4,3 km (recorrido Moferos - Covadonga)

Desnivel: 140 m de subida / 430 m de bajada

Duración: 2 h y 35 min (recorrido Moferos - Covadonga)

Dificultad: Baja

Descripción: El acceso más cómodo a la Vega de Orandi se realiza partiendo de la carretera de Covadonga a los Lagos (km 3), en el lugar conocido como Moferos.

Lago de La Ercina

En el municipio de Cangas de Onís

El lago de La Ercina, conocido por los pastores del lugar, como la «Tiese», está situado a 1.108 m. de altitud, al pie de los Picos Bricial, Brazu y Picota. Este lago era antes mucho mayor, y con más capacidad de agua, habiéndose realizado en el año 1978 unas obras de contención, para evitar que siga disminuyendo su caudal; la extensión puede estimarse en algo más de medio kilómetro.

 

Lago de La Ercina
Lago Enol

Lago Enol

En el municipio de Cangas de Onís

El lago Enol está situado en el macizo occidental de los Picos de Europa o del Cornión, en una depresión situada a 1.070 metros de altitud y enmarcada entre el pico Mosquital (1.268 m), la Porra de Enol (1.274 m) y el cerro Sohornin (1.183 m). Se encuentra a 11 kilómetros por la carretera de Covadonga y a una altitud de 1150 metros sobre el nivel del mar.

 

Galería de vídeos
Sobre Asturias

Mirador de El Fito

En el municipio de Parres

Se ubica en las estribaciones de la sierra del Sueve, muy cerca de la iglesia de San Miguel. Desde aquí se inica la excursión al pico Pienzu.

Se divisan las montañas de los concejos de Ribadesella, Parres, Caravia y Colunga.

En sus dos vertientes (norte y sur) se celebran dos pruebas de automovilismo de montaña. En la cara sur La Subida al Fito es puntuable para el Campeonato de Europa de Montaña y la de la cara norte al Campeonato de Asturias de Montaña.

 

Mirador de El Fito
Fundación Archivo de Indianos - Museo de la Emigración

Fundación Archivo de Indianos - Museo de la Emigración

En el municipio de Ribadedeva

INTRODUCCIÓN

La Fundación Archivo de Indianos - Museo de la Emigración se encuentra en Colombres, en la casa construida por el acaudalado indiano Íñigo Noriega Laso, natural de aquella localidad y emigrante a México. El edificio data del año 1906 y lleva el nombre de Quinta Guadalupe en honor de Guadalupe Castro, esposa de Íñigo.

 

Circuito de karting Soto de Dueñas

En el municipio de Parres

Horario: a partir de las 11 de la mañana (en verano abre todos los días).

Alquiler de karts

Ofertas a grupos

Cafetería

Parking

Educación Vial

Cursos de conducción

Venta de karts

Karts de competición

 

Circuito de karting Soto de Dueñas
Playa Arenal de Morís

Playa Arenal de Morís

En el municipio de Caravia

La punta de La Braniella, que delimita por el este el concejo de Caravia, protege el espacioso Arenal de Morís, una de las playas de mayor ocupación turística de la zona.

Características generales:

  • Longitud playa: 770 metros
  • Anchura media: 65 metros
  • Grado ocupación: Alto
  • Grado urbanización: Semiurbana
  • Paseo marítimo:

Tipo de playa:

  • Composición: Arena

 

Mapa de situación
Ubicación exacta

Arrastre el icono (muñeco amarillo debajo del los signos + –) encima del mapa y sitúelo sobre la carretera que le interese para navegar a través de Street View. Puede, en la esquina superior derecha, activar la pantalla completa, en la esquina superior izquierda una flecha le devuelve al mapa.

Visitas virtuales
Street View: Basílica de Covadonga (Asturias)
El tiempo para este municipio
Información sobre la predicción por horas

La "Predicción por horas" presenta la información de hora en hora hasta 48 horas después de la hora nominal de actualización de los modelos numéricos (00, 06, 12 y 18 UTC). Se generan de forma automática mediante el tratamiento estadístico de los resultados de modelos numéricos de predicción, lo que puede dar lugar a diferencias con otras predicciones realizadas por la Agencia, que son elaboradas por predictores que interpretan y adecuan los resultados de los modelos. La selección se hace por municipios y la información que se presenta son predicciones para la capital del municipio, dado que algunos términos municipales tienen una amplia extensión geográfica, así como diferencias de altura sensibles, algunos de los datos previstos pueden variar de un lugar a otro del mismo.

Turismo activo
Actividades de turismo activo que se pueden realizar en Asturias
  • Actividades culturales
  • Bibliotecas municipales
  • Cuevas
  • Juegos populares
  • Piscina municipal
  • Rutas gastronómicas
  • Visitas a sitios pintorescos
  • Zona de baño
  • Zonas monumentales e históricas
  • Boley playa
  • Caza
  • Ciclismo
  • Equitación
  • Esquí
  • Golf
  • Paseo a caballo
  • Rutas en bicicleta
  • Tenis
  • Ala delta
  • Paracaidismo
  • Ultraligero
  • Viajes en globo
  • Vuelo con motor
  • Vuelo sin motor
  • Avistamiento de aves
  • Avistamiento de cetáceos
  • Paseos en bicicleta
  • Recolección plantas
  • Rutas a pie
  • Sendas costeras
  • Senderismo
  • Senderismo guiado o libre
  • Turismo ornitológico
  • Zona de bellos paisajes
  • Buceo
  • Canoa
  • Kayak
  • Kite surf
  • Motos de agua
  • Navegación
  • Paseo en barco
  • Pesca
  • Piragüismo
  • Remo
  • Surf
  • Vela
  • Veleros
  • Windsurf
  • Actividades de montaña
  • Barranquismo
  • Bicicleta de montaña
  • Buggies
  • Coasteering
  • Descenso de cañones
  • Descensos en canoa
  • Escalada
  • Espeleología
  • Montañismo
  • Motos
  • Multiaventura
  • Paintball
  • Puenting
  • Quads
  • Rafting
  • Rappel
  • Raquetas de nieve
  • Rutas 4×4
  • Rutas a caballo
  • Treking

Gastronomía

La Gastronomía es una rasgo más de la cultura tradicional, influida por factores orográficos, climáticos , sociales etc. La cocina Canguesa, siempre estuvo definida por los productos tradicionales que se obtienen en el núcleo productivo por excelencia, "la casería".

De ella salen productos de la tierra como les fabes, maíz, patatas y las exquisitas carnes de terneros, corderos y cerdos.

De los ríos Sella y Gueña se extraen abundantes y variados pescados de gran calidad ( salmones, truchas¿. ) con reconocimientos más allá de nuestras fronteras

El protagonismo indiscutible lo lleva la carne y especialmente la carne roxa (roja) de ternera alimentada en los pastos de la montaña, hoy día protegida por una IGP (indicación geográfica protegida) garantía de calidad.

En las majadas en las que pastan los ganados, los pastores elaboran sabrosos quesos, en especial el "Gamoneu" (Gamonedo), que junto a otros de los Picos de Europa como Los Beyos y Cabrales, engrandecen la oferta quesera de la región.

Entre los platos que combinan los productos de la zona se ofrece: desde la típica fabada, les fabes con almejes, pote asturiano, arbejos (guisantes) con jamón, chuletas de carne roxa, pitu de caleya (pollo de aldea) cordero y cabrito.

Los salmones y truchas del Sella tienen un reconocimiento más allá de nuestras fronteras.

La sidra bebida tradicional asturiana también constituye una excelente materia gastronómica ya que es utilizada para la elaboración de platos exquisitos como merluza a la sidra, chorizos a la sidra, etc.

Tras una buena comida, un buen postre como el arroz con leche, el helado Peña Santa o los excelentes pasteles artesanos.

Los restaurantes del Concejo deleitarán su paladar con una preparación esmerada de los productos de esta tierra. Los jóvenes profesionales de la gastronomía asturiana se encuentran actualmente entre los más reputados a nivel nacional. Este mérito se atribuye a la calidad de las materias primas y a la creatividad de los cocineros y búsqueda de la innovación sin olvidarse de sus raíces.